Hogar disfuncional y elección de pareja

PREGUNTA

“La pregunta que tengo es: Cuando una persona crece en un hogar disfuncional, ¿qué puede hacer para que eso no le afecte cuando sea hora de elegir una pareja o de casarse? Es decir, ¿cómo puede evitar repetir el ciclo? Además, ¿cómo saber diferenciar el carácter de su pareja (si es que éste es melancólico, sanguíneo, colérico, o flemático?



RESPUESTA

Apreciada amiga:

En realidad haces dos preguntas, que aparentemente son diferentes, pero son complementarias, así que vamos por parte.

Hogar disfuncional

Es verdad que mucho de lo que llegamos a ser en la vida adulta tiene que ver con el hogar de procedencia, pero la buena noticia es que esto no es determinante. Por muchos años en psicología hubo una tendencia determinista suponiendo que no había forma de escapar a los efectos dañinos de los traumas de la niñez, sin embargo, los estudios de resiliencia y el enfoque de la psicología humanista, contraria al conductismo y otras variantes deterministas, permitió entender que la vida no es una acción mecánica de causa y efecto. La libertad y las decisiones que tomamos nos ayudan a vivir la experiencia de vida de otra forma.

Como diría Boris Cyrulnik: “Una infancia infeliz no determina la vida”. Yo creo firmemente en ese principio, porque de otro modo, la vida se convertiría en una carga insoportable.

Por otro lado, la disfuncionalidad de un hogar afecta de diferentes modos a sus integrantes, eso mismo señala que no hay determinismo de ningún modo, puesto que de ser determinante todos tendrían que tener reacciones similares.

Sin embargo, es bueno reconocer que se proviene de  un hogar disfuncional  puesto que eso te hace estar más alerta para no tomar malas decisiones.

Algunas consideraciones a tener en cuenta

Es importante, en el caso de haber crecido en el contexto de familias disfuncionales, buscar modelos de hogares que sí han logrado construir familias sanas, se puede aprender de ellas, observar por qué logran ser mejores que otras. En ese caso, la imitación puede ser un buen elemento para aprender qué funciona y qué no.

Otra alternativa es leer. Hay mucha literatura que te puede guiar. Solemos llamarle a eso “biblioterapia”. La lectura enriquece y ofrece perspectivas que van dando orientaciones adecuadas para la vida. Es en muchos sentidos, la oportunidad de enriquecer nuestras perspectivas de vida con lo que otros han podido construir, y a partir de allí, tomar ideas y lecciones para aplicar en la propia vida. Todo libro es una síntesis de vida, así que es útil en la medida que nos da ideas sobre cómo vivir de una manera adecuada.

También puedes analizar de manera crítica los antiejemplos, que lamentablemente son muchos, para no copiarlos sabiendo lo nefasto que puede ser. Puedes aprender de los errores de otros, empezando por tu propio hogar, para no tener que repetir lo mismo. Nadie te obliga a seguir el mal ejemplo, es tu decisión hacer las cosas diferentes.

No hay garantías

No hay garantías al formar un hogar, no obstante, es mucho más llevadero y más fácil cuando la persona a la cual te unes comparte tus mismos valores y principios. Cuando eso es así, es posible entonces sortear las dificultades de una manera más pacífica y en paz.

Dios no toma decisiones por ti, pero es posible pedirle que te dé sabiduría para elegir correctamente y hacer lo que debe hacerse de una manera adecuada. Es un error pedir a Dios que decida por ti, es poner a la divinidad en un lugar inapropiado, pero si es posible pedir que él guíe tu vida y te de discernimiento para tomar decisiones adecuadas. Siempre las decisiones siguen siendo tuyas.

No obstante, tienes que hacer tu parte. Elegir pareja es como un trabajo detectivesco. Es preciso analizar quién, cómo, cuándo, por qué, dónde, cuál, etc. de la persona que te interesa. En este caso, la ignorancia no es excusa. Nunca encontrarás a alguien perfecto, pero al menos, podrás unirte a alguien que reúna las mejores características como para complementar mejor su vida contigo.

El mito de los temperamentos

En tu pregunta confundes ideas, haz hecho una mescolanza con el concepto “carácter” que tiene una connotación ético-moral; la idea de “temperamento” que es más bien determinista, y “personalidad” que tiene que ver con nuestras estructuras psicológicas y la forma en cómo nos presentamos a los demás.

Yo no creo en las diferencias de temperamento, eso es un mito creado por gente con tendencias más bien deterministas. Lo que es verdad es que hay que buscar personalidades complementarias, pero entendiendo que cada persona tiene posibilidades de cambiar, más si se es cristiano.

En muchos sentidos, creo que para muchas personas, la idea de los temperamentos, popularizada en el mundo cristiano por Tim LaHaye y su esposa, se ha convertido en algo así como un horóscopo, donde todo está previamente establecido.

Más de alguna vez he escuchado a algunos que dicen “es que soy colérico, tienen que entenderme mis salidas desubicadas…”, y otras frases por el estilo, referidos a todos los otros temperamentos que actúan de manera similar. Alguna vez creí en los temperamentos, pero cuando empecé a estudiar el tema en serio y ver los desaguisados que se producían en la vida de tantos de sus creyentes, comencé a pensar que había algo incorrecto en su aplicación.

De hecho, no tienen base científica, sino más bien, son algo así como una especie de figura mitológica, que de verdad se basa en planteamientos míticos. No es lógico pensar que las personas tienen que atarse a estructuras temperamentales y creer que sólo y exclusivamente por su temperamento son lo que son. La vida es mucho más compleja que ese simplismo reduccionista.

Si creo en el carácter, deberías leer mi libro Carácter no cáscara, que trata precisamente de la confusión de términos y de la necesidad de cultivar un carácter noble y adecuado a los principios que sustentamos. De hecho, el carácter se constituye por las decisiones valóricas y éticas que realizamos. Eso no tiene nada que ver con personalidad ni con temperamento. Sino más bien con las elecciones que guían nuestra conducta.

El carácter es lo que tú eliges. Por eso, tienes que optar por alguien con un carácter ligado a principios y valores similares a los tuyos.

Tomar recaudos

Tienes que tomar recaudos, por ejemplo, si él es de un hogar disfuncional, entonces, hay muchas posibilidades que tengan conflictos si tú a la vez procedes de un hogar con características similares, porque en ese caso, nadie ayudará a nadie... tendrán problemas semejantes. 

Las personalidades complementarias tienen que ver con el carácter y también con estructuras psicológicas y de personalidad que se complementan. 

En ese sentido, lo que es necesario es actuar con calma, preguntar mucho y tener amistad, que es el único contexto posible donde pueden conocerse bien, lo suficiente como para saber si la personalidad será complementaria y el carácter es el adecuado para ti.

Confío en que uses más el cerebro que el corazón, especialmente si eres de un contexto con conflictos.

La mayoría de los jóvenes enamorados se deja guiar por los impulsos emocionales que tiene, sin mediar consejos ni sabiduría. Sólo aceptan lo que su “corazón” les indica (como si el corazón pudiera pensar).

No tienes por qué repetir los errores de tus padres. Naciste en un hogar disfuncional, así que sabes qué funciona y qué no.

En caso de que existan situaciones traumáticas que no puedas manejar, pide ayuda a algún consejero o psicólogo cristiano para que te ayude a reinterpretar y manejar dicha experiencia, pero no te quedes de brazos cruzados esperando que te llegue sanidad sin hacer nada.


________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

5 comentarios:

  1. Maria Rosa Patrizi11 de abril de 2010, 13:34

    Que buena pregunta

    ResponderEliminar
  2. Mary Uriarte Tafur11 de abril de 2010, 14:03

    Un efusivo saludo para Ud Pastor, que Dios le bendiga siempre en su ministerio...
    Muchas felicidades por su escritos todos son muy bellos y orientadores... Sin duda es un Profesional experto de Profesion y Vocación...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno!
    Y que interesante el tema de la personalidad y el carácter. Ahora me dieron ganas de leer 'Carácter no cáscara'

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pastor por responder mi pregunta. Me ha servido de mucho. :) Si consegui su libro y tambien me ha orientado en gran forma. Bendiciones para usted y para su linda esposa.

    ResponderEliminar
  5. sobre este tema puedo opinar de mi propia experiencia, es un trago amargo el saber lo disfuncional que es tu familia y que no solo tu familia (Padres) sino que viene de cadenida desde mis bisabuelos.. pero lo reconfortante es ke en medio de todo me he fijado en los modelos a seguir, familias excelentes y relaciones padres- hijos y me he empapado de esa esperanza " marcar la diferencia". A veces lloro en mis dias tristes y digo Dios por que me toco a mi este asunto, donde esta papa ahora??? que acaso no recuerda que tiene una hija??? ke sueña con verlo y decirle cuanto lo kiere... pero al dia siguiente me lavo la cara y comienzo un nuevo dia, y derrepente en la matutina de mi facultad se acerca un apreciado y respetado hombre de Dios, quien me da un beso en la mejilla sin mas, me capellan de la facultad, quien es un excelente padre y aun asi rebosa de amor para con sus hijos- amigos de la facultad.. y la sonrisa que brota en mi, me da aliento de vida y Agradesco a Dios por su amor y cuidado y por que no falta su amor paternal.... Por eso y mas DIos, te digo GRACIAS PAPITO..!!!

    ResponderEliminar

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *