El efecto Facebook en las parejas

PREGUNTA

"Estoy de novia y a mi novio le ha dado por tener muchas amigas en Facebook y a mí no me gusta, encuentro que esto del Facebook no es muy productivo se presta para chismes y mensajes a hurtadillas, a excepción de páginas sabias como la suya. Esta situación me angustia y me dan ganas de terminar la relación. ¿Estoy mal o tengo razón?"


PREGUNTA

Apreciada amiga:

Es cierto, las redes sociales se prestan para convertirse en medios donde el chisme reina y los mensajes a escondidas sean la tónica, no obstante, hay que tener cuidado de, tal como dice el dicho, "tirar al bebé junto con el agua".

El que existan usos maliciosos o equivocados no significa que el medio en si mismo sea negativo, al contrario, las redes sociales han probado ser un medio extraordinario de contacto y de vinculación. Millones de personas en todo el mundo los usan como medios de expresión, comunicación de ideas, formación de comunidades con propósitos afines, plataformas de organizaciones positivas y, también negativas.

La tendencia de muchos es denostar el medio, lo cual es equivocado. La televisión transmite pornografía, pero también programas de alto contenido educativo, no porque se exhiban programas inmorales vamos a tirar el medio. Lo mismo vale para el cine, la radio y los más diversos medios. Ese principio aplica para la tecnología de internet, las redes sociales llegaron para quedarse, y por lo tanto, o aprendemos a interactuar con ellas, o simplemente, nos quedamos abajo en el avance que no para nadie.

El efecto adictivo

Sin embargo, hay que tener cuidado, como todo medio altamente atractivo, las redes sociales tienen un componente adictivo, crean las condiciones para que algunos individuos, con tendencias previas y conflictos no solucionados, se conviertan en adictos de un medio de difusión masiva como son las redes sociales. 

Si alguien pasa más de una hora diaria conectado a alguna red social como Facebook, Twitter o Linkedin, por poner algunos ejemplos, y cuando no está conectado sufre de efectos similares al síndrome de abstinencia que tienen los adictos (sueño, dolor de cabeza, ansiedad, nerviosismo, etc.), entonces, diga lo que diga tiene rasgos de adicto si es que no es derechamente un adicto. Como toda cosa buena, hay que cuidarlo de otro modo se convierte en algo indeseable.

Un síntoma de adicción es que muchos pierden interés en conectarse con personas reales y en establecer vínculos interpersonales positivos y enriquecedores, pero con personas no virtuales. 

El efecto anonimato

Otro de los efectos indeseables de internet y de las redes sociales, es el efecto anonimato. Detrás de un computador y conectado con el mundo, las personas tienden a expresarse de maneras que no son comunes en su vida cotidiana, a ser agresivos, a tener un discurso personalizado como si fuera único, etc., todo ello favorecido por la sensación de poder que da el tener la posibilidad de expresar casi cualquier cosa, sabiendo que saldrá impune. Esa situación genera una especie de "doble personalidad", usos y expresiones que no son reales.

El efecto "amistad"

Facebook genera una falsa sensación de amistad, muchos calculan que tienen muchos "amigos", cuando en realidad, la mayoría son perfiles en un computador, sin que se sepa exactamente si son reales. Los amigos de las redes sociales no son reales, son contactos, personas con las cuales podemos establecer vínculos, y es fácil crear la fantasía que se tienen gran cantidad de "amigos", cuando en realidad, sólo se tienen contactos, personas con las cuales compartir líneas escritas, pero la verdadera amistad, la que perdura, la que realmente vale, es la de la piel, la de la mirada cara a cara, la de la conversación distendida, la del diálogo sin tapujos, esa que se tiene con alguien a quien se ama y se respeta, porque es nuestro amigo o amiga. Los amigos pasan tiempo juntos comiendo, paseando, conversando, peleando, dialogando.... los amigos se construyen en un proceso de vida. Con algunas amistades de redes sociales es posible desarrollar amistades que puedan perdurar, pero, como son a distancia, no tienen el sabor de la cercanía ni del te de la tarde tomado junto a una mesa con pasteles.

Parejas y Facebook

Un fenómeno nuevo en internet es el que se genera con las parejas. Muchas personas ocupan más tiempo con sus "amigos" de Facebook que con sus parejas, lo que sin duda constituye un desequilibrio. La pareja necesita nuestra atención y nuestro tiempo. Para construir pareja se precisa de momentos juntos, haciendo actividades que puedan ayudarles a conocerse mejor, más si están pensando en realizar un proyecto de vida juntos.

Por esa razón, Facebook, y otras redes sociales se han convertido en un punto de inflexión en muchas parejas, que a partir de su incursión en las redes, comienzan a replantear su relación.

Si alguien antepone su "amistad" virtual a la amistad real, está enviando un mensaje confuso a quien debería ser la persona más importante en su vida, después de Dios. El amor exige prioridad, de otro modo, no sirve. 

Por otro lado, es evidente que con las redes sociales y por el efecto anonimato, se pueden generar fantasías sexuales o de pareja que no se dan en la vida real, cuando hay que dialogar cara a cara, por esa razón es preciso cuidar qué se dice y a quién. Muchos no miden, y por esa razón, de pronto se involucran al grado de que pierden contacto con la realidad.

¿Qué hacer?

Confronta a tu novio. Examina con él si es un adicto, si tiene fantasías con otras personas, si pasa demasiado tiempo conectado. Dile tus sentimiento, expresa lo que parece evidente en lo que escribes, que te sientes desplazada por su incursión en las redes sociales. 

Pregunta si está vinculándose más de la cuenta con alguien, a tal grado que te está dejando en una situación de precariedad emocional, en otras palabras, si habla con más honestidad con alguien virtual y no contigo, eso implica un gran problema, porque evidenciaría que en su relación hay situaciones que no están claras ni arregladas de manera adecuada. 

Tomen medidas, si él pasa demasiado tiempo conectado y no te da el lugar que te corresponde en su vida, entonces, es hora de hacer ajustes. Si él no quisiera hacerlo, entonces, estaría diciendo dónde están sus prioridades, y en ese caso, tendrías que tomar una decisión, si ser la "segunda" en su vida, o la primera prioridad después de Dios.

Un proyecto de vida de pareja demanda prioridad, y nada, ni nadie puede estorbar esa prioridad. Las prioridades son: Dios-Pareja-Trabajo, y en caso de casarse y tener hijos, antes del trabajo están los retoños. No puede ser de otra manera, porque si no, se produce una situación de distorsión en la vida de pareja.

No te angusties, se proactiva

Angustiarse nunca, en ningún momento y con nadie ha servido para algo, más que para generar úlceras, gastritis, colon irritado, cefaleas e insomnio. Deja de reaccionar y sé proactiva. Eso quiere decir, deja de lloriquear y actúa. Angustiarse no sirve. Actuar si.

Conversa, confróntalo, expresa tus sentimientos, y luego toma una decisión, pero deja de llorar, que eso no sirve para nada, a menos que estés viviendo un duelo.

Si estás pensando en terminar la relación, es tu derecho, pero al menos, dale la oportunidad de dar muestras de cambio o de escucharlo. Toda hoja por muy delgada que sea siempre tiene dos lados, y en una pareja, siempre hay dos historias, y él tiene todo el derecho del mundo a contar su versión, tal como tú a expresar tus sentimientos.

Ser proactivo implica hacerse cargo. Reaccionar es simplemente, quedarse pasivo viendo como la vida se pasa de largo. Muchos se la pasan llorando y maquinando en su mente si hacer nada, y eso, simplemente, no sirve.

Conclusión

Las redes sociales llegaron para quedarse. No son un medio satánico ni nada por el estilo. Son una manera contemporánea de relacionarse, lo que hay que aprender es a utilizarlas de manera provechosa. Eso demanda paciencia, esfuerzo, equilibrio y diálogo.

Tener horas específicas para entrar a las redes, poner límites de tiempo, aprender a expresar lo justo y necesario, para la comunicación positiva, son algunas medidas que se pueden tomar, pero hay que ser equilibrado y eso se aprende.

Confío en que podrás hablar y tomar una decisión. La vida de pareja exige el diálogo de otro modo, no sirve. No es un monólogo, sino un vínculo de a dos.

Dios te guíe para tomar la mejor decisión.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *