Eleccion de pareja


PREGUNTA

"Doctor, usted dice que Dios no es casamentero ni elige por nosotros, entonces, ¿cómo explicar la historia de Isaac y Rebeca?".

RESPUESTA

Apreciado amigo:

Génesis 24 es mencionado a menudo para justificar el pensamiento de que Dios "elige" por nosotros a quien será nuestra pareja. Sin embargo, hay que leer el texto con cuidado, porque de pronto, con una lectura rápida pasamos por alto elementos importantes en el texto.

En primer lugar Isaac tenía 40 años, no era un niño, era un adulto. El siervo de su padre no podría haber ido a "buscarle" esposa, sin su consentimiento.

Luego, el siervo oró por dirección divina, pero en realidad lo que le presenta a Dios el perfil de persona que está buscando, con eso evidencia que él tenía claro a quién andaba buscando... Busca a alguien que sea receptiva a los extranjeros, que sea servicial, que sea amable y empática con las necesidades de otras personas, características que serían fundamentales para la vida que debería llevar en tierra extraña.

Cuando aparece Rebeca, no sólo accedé a darle agua a un extraño que no ha visto nunca, sino que además, se ofrece a darle agua a todos los camellos (30 litros de agua por camello), y todo lo hace con un espíritu servicial y amable. No estamos hablando de abrir una llave para que salga agua, sino de sacar agua de un pozo y a pulso. Cuando el siervo la ve y comprende quién es, se entusiasma porque reune las características que busca y le hace obsequios. Luego, se contenta más al saber que está de algún modo emparentado con su amo Abraham.

Al ir a su casa, donde es invitado cordialmente por Rebeca, rebela la verdadera razón de su viaje. La familia de Rebeca se reune y deciden que a ellos no les compete tomar una decisión de esa magnitud, y contra la lógica de su tiempo, llaman a Rebeca y le preguntan a ella qué es lo que quiere hacer, y ella, accede a ir y casarse con alguien que no conoce.

Cuando Isaac finalmente la conoce la acepta y se enamora de ella, no creo que eso sucedió de la noche a la mañana porque sería utópico, pero la Biblia dice que la amó.

En ambos casos, tanto de Isaac y de Rebeca, son ellos los que deciden, no Dios. Por lo tanto, la idea de utilizar este texto para decir que Dios elige por nosotros no es válido.

Ahora, si lo utilizamos para decir que Dios da sabiduría, discernimiento y fortaleza para tomar decisiones, eso sin duda. El siervo que pidió iluminación a Dios, sin duda fue guiado para darse cuenta que Rebeca era la mujer que andaba buscando, y aunque el texto no lo dice, Rebeca debe haber entendido que de un modo u otro, era sabio ir.

Pensar que Dios decide por nosotros, es peligroso, nos exime de responsabilidad, y nos hace cómodos a la hora de entender la importancia de pensar y razonar. Debemos pedir, como "sabiduría" (Santiago 1:5), para tomar decisiones y vivir, eso es lo correcto.
________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *