Noviazgo roto

PREGUNTA

“Pastor, yo he estado enamorada de un joven no cristiano. Me enamoré perdidamente. La cosa es que la relación no funcionó y sufrí mucho. Luego, pasó el tiempo y llegó un joven cristiano a mi vida. Era todo un caballero, intenté con todas mis fuerzas no enamorarme y nuevamente lo hice. Tengo 22 años y lo triste es que él ya no me ama. No sé qué hacer, yo confío en Dios y sé que él permite las cosas por algo. Me libró de no estar con un joven no cristiano y también por alguna razón me libró de este otro joven. Lo que quiero saber es: ¿Por qué me duele tanto? ¿Cómo hago para sacar este dolor que siento?, ya teníamos incluso planes de boda. ¿Debería pedirle que reconsidere su decisión? Me apena mi padre en todo esto, no quiero que él piense que soy una persona que tiene varios novios y no se decide. Ahora tengo mucho miedo de enamorarme de nuevo, he tenido dos malas experiencias”.


RESPUESTA

Apreciada amiga:

La palabra “perdidamente” que utilizas en tu pregunta, es una buena expresión para señalar lo que has vivido, has anulado tu capacidad de pensar y permitido que tus afectos sean guiados por caprichos y sentimientos.

Tienes que aprender en primer lugar, que el amor es voluntario, no se puede forzar a nadie a amar. Él joven del cual me hablas tiene todo el derecho del mundo a decidir no estar contigo. No es para que hagas de esto una tragedia o una telenovela (telecebolla).

Por otro lado, Dios no tiene nada que ver en esto. Dios no te libró de nada, tú elegiste, porque si de verdad creyeras en Dios habrías respetado su Palabra y no te habrías acercado a ninguna persona no cristiana para que fuera tu compañero.

Las personas son libres de elegir, Dios no hace que las personas decidan amar a alguien en particular, ese es un error de concepto y no entender correctamente el concepto “voluntad de Dios”.

Lo que sí puedes hacer, cuando te sanes, es preguntarle a él por qué decidió no amarte y sin hacer de eso una tragedia, aprender.

Ahora, lo que te voy a decir, puede sonar fuerte, pero tú puedes hacer que todo lo que te ha pasado duela mucho menos, porque sólo tú permites que no te duela. Debes reordenar tu vida. Así como tú también tienes derecho a elegir a alguien, él también lo tiene. En muchos sentidos, es mejor que hubiese ocurrido ahora, y no después cuando estén casados, porque el arrepentimiento en esa instancia es mucho más doloroso.

Hay cosas que no dependen de ti, por ejemplo, la decisión de otros, y eso tienes que aprender a aceptarlo. Lo que depende de ti, empréndelo con bríos, energía y entiende que la vida no se ha acabado y aún hay mucho por delante. Tienes 22 años. Eres una nena.

Si se mira el lado positivo es preferible el derrumbe ahora y no después cuando estés casada y con hijos allí el dolor es infinitamente mucho más grande. Piensa, de una manera diferente, con una autoestima distinta: “Si él no quiere estar conmigo, El se la pierde...”, y punto da vuelta la hoja

No creo que debas pedirle ninguna reconsideración: EL AMOR NO SE MENDIGA. Aunque lo ames, él no te ama, y la historia se acabó. El amor es un puente de ida y vuelta. Los afectos no nacen por presión. Aunque suene frío decirlo, así es.

Llora, grita, sale a patear piedras, refúgiate en tu almohada y laméntate, pero no dejes que tu vida se paralice. Aprende, reflexiona para que estés preparada para que cuando el joven que te ame incondicionalmente aparezca lo sepas sin dudas de ningún tipo.

Además, por mucho que te interese tu padre, en esto no importa lo que tu padre piense, importa lo que tú pienses, eres tú la que tiene que vivir con esto, no estás para agradar a otros, y eso incluye a tu padre. Con el que debes ser cien por ciento honesta es con Dios y contigo misma, el resto vendrá solo.

Es normal que tengas miedo, si eso no ocurriera, pensaría que tienes un problema. Por eso mismo tienes que aprender de las experiencias pasadas para que no cometas los mismos errores, comete otros pero no esos. El amor sigue siendo una buena idea de Dios. Así que deja de sufrir y sentir lástima por ti misma, ese es un camino que sólo te lleva a la depresión y la ansiedad. No vale la pena llorar por eso. No te vas a pasar la vida llorando, eres demasiado joven y hermosa para hacerlo, cuando tú quieras que pase, pasará.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 

No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *