Participación en la Santa Cena


PREGUNTA

"A mi me queda clara la definición de santidad, justificación, y lo que es pecado. Sin embargo, quisiera saber si una persona no bautizada puede participar de servicio de comunión (la cena del Señor) bíblicamente".



RESPUESTA

Apreciado amigo:

No sé cuán claro te quedó la idea de santidad, justificación y pecado, si haces esta pregunta, porque en el fondo estás con duda acerca de si las personas pueden acercarse o no a la comunión cristiana.

A través de la historia muchas personas han tratado la Cena del Señor como un sacramento, es decir, como un rito que otorga salvación. Dicho enfoque obliga a las personas a pensar en dicha acción simplemente como un acto donde sólo los "salvos" tienen acceso y todos los demás están condenados. Dicha perspectiva es equivocada, y nuevamente confunde el concepto de pecado y la santidad con esfuerzo propio y justificación personal.

La realidad es que la Cena del Señor es sólo un símbolo que Jesús, didácticamente, instituyó como una forma que la iglesia recordara la salvación y la gracia. El centro de la comunión no es el cristiano pecador (si así fuera, entonces, fácilmente se cae en la justificación por obra y la santidad propia). El centro del rito de comunión es Cristo. Jesús mismo señala el momento diciendo: "Hacedlo en memoria de mi" (1 Corintios 11:25). Al decir esto, el Maestro señala claramente que la visión del cristiano en la cena del Señor debe estar centrada en el significado y no en el participante.

Por lo demás, los símbolos son representaciones de la sangre: El pan que representa el cuerpo de Cristo que por nosotros es ofrecido en sacrificio y la sangre símbolo de purificación y salvación, son ambos elementos que deberían hacernos concentrar en la gracia.

Por último, quiénes originalmente participaron en la Cena del Señor estaban lejos de estar preparados. Estaba Judas, a quién Jesús permitió participar. Pedro que estaba lejos de comprender los motivos del Maestro y los demás, que estaban motivados por el orgullo y la vanidad. Que anhelaban puestos y representaciones.

No hay ningún versículo bíblico que sugiera ni remotamente la posibilidad que a la Cena del Señor sólo tienen acceso quienes estén bautizados o ya sean miembros del cuerpo de Cristo. Si así fuera, se perdería el elemento más importante de la simbología que es mostrar el acceso a la gracia.

Muchos cristianos, inbuidos de un fariseismo falto de misericordia gustan de excluir a quienes ellos consideran no aptos o no limpios. La pregunta es, ¿quién es apto?, ¿quién por mérito propio está limpio?

La Cena del Señor al contrario, es un excelente momento para atraer a quiénes están lejos de la gracia y aún no rinden su vida al Maestro. Quiera el Señor que tú y otros hermanos con tendencias judaizantes puedan ser más magnánimos, llenos de misericordia y sigan las palabras de Jesús: "No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?" (Mateo 7:1-4).

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 

No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *