Vivir el duelo de un rompimiento


PREGUNTA

"Le escribo por que no me siento bien. Hasta hace poco tiempo tuve un novio, habíamos hecho planes de casarnos. Pero, finalmente, debido a su falta de compromiso con Dios y conmigo, decidí cortar la relación. Sin embargo, tenía miedo de mis reacciones cuando él encontrara alguien más. Bueno pasó, mucho antes de lo que yo esperaba. Está saliendo con alguien que yo conozco muy bien porque fuimos compañeras de la facultad.

Me preocupa lo que siento, no logró separar su elección de mi estima personal. Siento que soy fácilmente reemplazable y nada especial, no logro entender por qué si sólo traté de dar lo mejor. Miro para adelante y no encuentro motivación, no logro desalojar la auto compasión de mi y no sé cómo avanzar, ya no me animo a ir a los lugares que frecuentábamos, ni siquiera a la facultad, me da mucha vergüenza, porque hace solo un corto tiempo él me hacía promesas. Mis padres sienten que esta situación lleva mucho tiempo, que debería superarlo y seguir adelante, pero me cuesta ver la luz después al final del túnel.

Por otro lado, tampoco sé cómo encarar mi relación con Dios en este ámbito de mi vida, me gustaría saber que él está en el timón de mi vida pero el no tener paz al respecto me llena de culpa.

Tengo este horrible sentimiento de no pertenecer a ningún lugar, y de estar perjudicando a los que están conmigo y a mi familia".


RESPUESTA

Apreciada amiga:

En primer lugar, permíteme expresar mi empatía por ti y por lo que estás viviendo, sé muy bien que es doloroso que alguien hace muy poco tiempo te haya expresado amor y ahora, con tanta facilidad esté viviendo una experiencia similar con otra persona. Pero, en el fondo lo que debería mostrarte es la calidad de persona que es él. Si él hizo promesas que no estuvo dispuesto a cumplir, es su problema y no algo por lo que tú deberías afligirte. El dolor que sientes es normal, pero no debería aplastarte, al contrario, la vida es elección y él ha elegido, no dejes que eso te aturda, elige vivir, y hacer algo con tu vida que valga la pena. Llorar por alguien que ha demostrado que no es digno de tu amor no es sabio.

No mires la situación en función de ti. No es esa la perspectiva correcta. No te está reemplazando, está eligiendo. No te equivoques al pensar que te están rechazando, todo lo contrario. Mira el lado positivo, él ha elegido, probablemente a alguien de su propia calidad. Te libraste de una persona inestable, no llores por eso, no es justo ni una acción inteligente.

Tienes que sobreponerte. Huir no va a ser una salida. Al contrario, te va a costar más. Vergüenza hay que sentir cuando uno ha hecho algo malo, pero tú no has hecho nada de lo que haya que avergonzarse. Así que deja la autocompasión, ese camino te va a llevar a situaciones más complejas. Deja de centrar el problema en ti, porque no eres tú el problema, es él quien ha elegido y no ha sido lo suficientemente veraz ni consigo mismo ni contigo.

Lo que tus padres deberían entender, al igual que tú, es que las personas viven sus duelos de manera distinta. Probablemente te está costado tanto porque esta situación dejó en evidencia una serie de conflictos que de un modo u otro hubiesen salido a luz en otra circunstancia. Era cosa de tiempo. Cualquier crisis emocional te hubiese llevado a esta situación. Venías arrastrando algo que en algún momento iba a reventar. No dejes que esto te aplaste. En eso puedes elegir. La actitud que asumas es tu decisión.

Querida amiga, el buen Dios en el que creemos te abraza cada vez que lloras. Está contigo en todo instante. Sabe exactamente lo que sucede. Pero, Dios no puede elegir por ti, es tu decisión. Recurre a Dios sin peticiones. Sólo acércate como alguien que necesita estar en paz. Canta, lee tu biblia, ora y trabaja por otros, y eso te va a ayudar a salir.

¿En qué estás perjudicando a tu familia? Eso es absurdo. Las familias son para ayudarse en todo momento, no sólo cuando uno está bien, si a ellos no les gusta que llores, ese es su problema, no tuyo, pero no dejes que eso te amilane. No olvides que parte de toda esta situación está relacionado con ellos. Levanta la frente y aférrate a lo que tienes no a lo que has dejado.

Busca a una persona cercana, una amiga, un consejero cristiano, un psicólogo, alguien que te escuche y que no se asuste de las lágrimas. Si necesitas llorar, hazlo. No te reprimas, pero no permitas que el dolor nuble tu pensamiento y tu capacidad de pensar. Hay mucho para vivir. Un mal noviazgo no debe amilanarte y dejarte tendida en el piso. Eso no es sabio. Sentir lástima de ti misma no es el camino. A su debido tiempo, cuando hayas sanado de este duelo, estarás en condiciones de amar y ser amada. No te desanimes.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 

No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

1 comentario:

  1. me siento muy identificado con la pregunta ... Gracias por el buen consejo!

    ResponderEliminar

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *