Un novio de 40

PREGUNTA 

“Tengo 25 años de edad y hay un hombre de 40 años que me está pretendiendo, debo reconocer que es una persona muy respetuosa, cariñosa y atenta. Me siento agradada por su trato pero siento que es un hombre de mucha experiencia para mí, es divorciado y tiene una hija. En mi vida solo he tenido tres novios, y no he tenido la experiencia de tener un esposo. He tenido y tengo muchos pretendientes pero a la mayoría de esos chicos se les nota que no quieren tener algo que los comprometa... tengo temor de lo que piensen o digan los que me rodean o mi familia si llego aceptar al hombre que me lleva 15 años adelante ¿Sera aceptable ante los ojos de Dios? ¿Qué me aconseja?”.



RESPUESTA 

Querida amiga confundida:

No estás decidiendo qué ropa ponerte para navidad, sino el compañero para toda la vida, lo menos que debería importarte es lo que piensen los demás, sino lo que tú sientes y piensas en esta situación.

El sólo hecho de que estés en duda es una prueba de que en muchos sentidos estás sintiendo que una relación con tanta diferencia de edad es muy compleja.

Para empezar, están viviendo en etapas de vida muy diferentes. Él es divorciado, tiene cuarenta años y tiene una hija. Por otro lado, tú tienes veinticinco años, eres soltera, no tienes hijos y tu experiencia es más limitada que recién graduada de secundaria.

Amor que supera temores 

El amor supera temores. Cuando hay temor, entonces, algo falla. En ningún momento has hablado de amor. No puedes casarte simplemente porque alguien te pretende. Con el tiempo sólo el amor les dará la fuerza para superar las diferencias, que ciertamente tendrán, no obstante, no estás hablando de atracción.

Él es “respetuoso, cariñoso y atento”, ¿y qué?, una mascota también tiene esas características. Para estar con alguien debes sentir que el corazón se te sale por la boca. Nada más debe existir en tu horizonte. Debes quedarte sin respiración, entender que él es quien llena tus expectativas. Debe ser tu amigo, un compañero, no sólo alguien confiable, si estás buscando alguien confiable solamente, búscate un perrito, un labrador, me encantan son excelentes como compañeros y de paso… te mueven la cola.

La diferencia que diferencia 

La edad siempre es un problema, aún cuando tengan la misma edad. El problema es si existen otros elementos que puedan servir de compensación en su relación.

Quince años es una eternidad, sin embargo, cuando existe comprensión, amor, y mucha atracción se puede superar, pero es como correr una maratón cuesta arriba y a 40 grados de temperatura y en un día soleado.

Superar las diferencias que tienen no es sólo cosa de voluntad, también exigirá mucha entrega, energía y un compromiso tal que habrá momentos en que te agotará más que si hubieras corrido esa maratón a 40 grados.

En quince años se va una vida, se va todo. Es como una carrera de 100 mts. que sucede en segundos, antes de que te des cuenta ya han pasado cientos de acontecimientos que te marcan para toda la vida. Él tiene toda una vida, mucho más de lo que tú has vivido o vivirás. Alcanzarlo en lo que él es y ha vivido será muy difícil, sin embargo, la decisión es tuya.

Escribe en un papel y pon los pro y los contras y luego decide con la cabeza, no con el qué dirán ni con la sensación de que no tienes a alguien más.

Madrastra 

Por otro lado, si llegas a unirte a él te convertirás de la noche a la mañana en madrastra. ¿Sabes lo que significa? Una persona que llegará a la vida de una niña que tiene madre, pero de pronto verá al padre con otra mujer. Esa situación no es fácil de abordar y encarar, aún personas maduras tienen problemas para enfrentarlo. Debes preguntarte si estás preparada para asumir un rol como ese. No es sólo ser la esposa de él, es entender que ella estará en tu vida para siempre, y no sólo un momento.

Él seguirá siendo padre el resto de su vida. Será padre antes que tu esposo. No sé si estás preparada para eso, pero es algo que debes considerar seriamente, más allá de toda duda.

Hombre mayor con mujer menor 

Un asunto que a veces no se encara es cuando un varón mayor decide poner sus ojos en alguien menor. En muchos sentidos es algo irregular y muy decidor.

¿Qué sucede en la mente de una persona mayor que decide poner sus ojos en alguien mucho menor? Las alternativas son varias, una de ellas es que tenga problemas de inteligencia emocional y conflictos para tratar con una persona de su propia edad. Otra posibilidad es que no esté buscando una esposa, sino a una “hija” a quien controlar, una persona con menos posibilidades de reacción y por lo tanto, alguien más influenciable y por lo tanto, fácil de manipular.

¿Por qué no busca a alguien más cercano a la realidad vital que él está viviendo? Es algo que debes preguntarte con mucha seriedad, no es algo que debes pasar por alto sino conversarlo no sólo con él sino también con personas que lo conozcan.

Divorcio 

Toda persona que ha vivido un divorcio, merece una oportunidad de rehacer su vida, sin embargo, eso no implica que no debas pensar con seriedad en las razones que lo llevaron a su divorcio.

Las estadísticas, que no son definitivas sino indicadoras, pero de alguna forma muestran una tendencia, señalan que las personas divorciadas, a menos que hayan recibido orientación y superado los problemas que los llevaron a un divorcio, son candidatos a repetir los mismos errores y desarrollar conflictos similares a los que lo llevaron a su quiebre matrimonial. No digo que sea el caso, pero de todos modos, debes andar con cuidado. Si él no ha superado algunas situaciones o no entiendes con claridad las razones por las cuales se divorció entonces, no sólo actuarás de manera errada sino inmadura. Amar implica pensar con cuidado cada paso que se va a dar.

El papel de Dios 

Cuando te preguntas por Dios, espero que no lo hagas pensando en que él te tenga que decir qué es lo que debes hacer. Esa es tu tarea, pensar, reflexionar y decidir. Dios entrega los principios, tú debes tomar una decisión.

En algunos casos los ejemplos que aparecen en la Biblia son anti-ejemplos, en otras palabras, casos para que aprendamos que no es el camino.

Muchos de los personajes bíblicos eran adultos y mayores, que se casaban con mujeres muy jóvenes. Ellos no son un ejemplo válido, la razón es porque solían tratar a las mujeres como si fueran bienes que se traspasaban de los padres a los esposos, y en los cuales ellas, lamentablemente no tenían mucho que decir. Al contrario, no eran consideradas, solamente se decidía por ellas. A veces en situaciones verdaderamente horrorosas, tal como menciona la Escritura.

A veces pensamos en individuos como Abraham, Judá, David y otros como si fueran líderes espirituales y nada más, como que sus vidas fueran inocuas, y nos olvidamos que eran hijos de su tiempo y tenían tantos conflictos personales y familiares, que hoy los enviaríamos en algunos casos a un psiquiatra y a otros los trataríamos como miembros de familias disfuncionales altamente conflictivas.

Por lo tanto, concéntrate en lo que Dios quiere. Es la voluntad divina que los seres humanos sean felices, plenos y se proyecten a la eternidad. En ningún caso Dios quiere mártires, personas que se sacrifiquen al grado de abandonar sus sueños personales, etc. lo que él desea, es individuos que sean plenos, sin problemas y conflictos que se podrían evitar.

Dios no puede decidir por ti. Él te puede dar sabiduría para tomar una buena decisión. Discernimiento para que puedas entender qué camino es el mejor. Fortaleza para seguir una decisión aún cuando sea difícil. No obstante, la decisión sigue siendo tuya, no de él.

Confío en que te dirija la sabiduría y no el capricho. La sabiduría y no el miedo. El amor, y no sólo la seguridad para tener un marido.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *