Masturbación compulsiva


PREGUNTA

"Necesito de su ayuda, mi pareja es adicto a la masturbación, somos cristianos y él quiere salir de esto que es un infierno para su vida y ahora para la mía. Quiero intentar ayudarlo o de lo contrario prefiero dejarlo, esta es mi ultima ficha. Su historia es hace 20 años y necesito guía de un especialista para saber que proceso debo seguir. Esto es una emergencia, pero no tengo como acudir a un especialista cerca, y realmente es delicado pues tenemos un ministerio y somos figuras publicas. Quiero ayudarlo y ayudarme por que lo amo y quiero mi familia, y no se qué pasos seguir, he leído mucho pero quiero una terapia de un hombre con temor de Dios".

RESPUESTA

Apreciada amiga:

Gracias por preguntar por algo tan complejo y a la vez, tan delicado. No es fácil admitir que se tiene un problema, y además, tener que recurrir a alguien que no se conoce para manifestar una cuestión que aflige. Te contestaré entre líneas para ser más claro.

Conducta compulsiva

Necesito de su ayuda, mi pareja es adicto a la masturbación, somos cristianos y él quiere salir de esto que es un infierno para su vida y ahora para la mía. 

En tu pregunta utilizas tres expresiones claves para comprender esta situación: "ayuda", "adicción" e "infierno".

Para empezar, tu pareja que vive esta situación desde hace 20 años está en una actitud mental que se llama conducta compulsiva, en otras palabras, no es una cuestión voluntaria, ya escapa a lo que quiera no hacer. Se produce un ciclo de tensión, ansiedad y masturbación, que evidentemente se exacerba por la compulsión. En dicha situación, no se puede salir sin ayuda.

La masturbación compulsiva NO ES EL PROBLEMA, es apenas la punta del iceberg, es una respuesta a problemas no resueltos o ansiedades que están latentes, y que tu pareja aprendió a canalizar de una manera errónea mediante la masturbación, pero mientras no se resuelva el problema de fondo, no saldrá de esta situación. Lo que precisa es de psicoterapia para descubrir qué es lo que gatilla su compulsión, de no saber la causa es muy difícil trabajar con los síntomas. Insisto, rara vez el problema es la masturbación, sino que ésta suele ser una respuesta aprendida a problemas no resueltos, que a veces incluso vienen desde la niñez.

La segunda palabra que utilizas es adicción, y lo has dicho bien. La masturbación se convierte en una adicción por los efectos que provoca, especialmente en personas que tienen características para tener una personalidad adictiva.

De acuerdo al psiquiatra Alejandro Maturana, la conducta adictiva presenta cuatro características fundamentales:
  • Necesidad irresistible o intenso deseo de repetir la conducta que ha venido realizando o consumir una sustancia que ha consumido desde hace tiempo.
  • Falta de control. Esto lleva a la persona a ser incapaz de autolimitarse o autocontrolarse.
  • Consecuencias negativas que son identificadas por la misma persona o por otros individuos que le rodean, pero a pesar de eso, el adicto no detiene su conducta.
  • Negación del problema. A menudo los adictos minimizan, ocultan o derechamente niegan la conducta que han venido teniendo. Si alguien les habla de lo que viven suelen ponerse a la defensiva sin reaccionar o teniendo una actitud negativa.
De la adicción no se sale sin ayuda, por lo que refuerza lo que has puesto en primer lugar. 

Sin embargo, el aspecto más sombrío que tú mencionas es lo que muchos no entienden, todas las adicciones introducen a los involucrados, tanto los adictos como sus familias y amigos, en un verdadero infierno. Las adicciones, cualquiera que sea sigue los mismos patrones mentales, y cuando las personas no las encaran de manera adecuada, entonces, se van hundiendo más y más, sin poder salir, aunque lo intenten vez tras vez. No sólo se necesita oración y fe, sino también la colaboración de especialistas en el tema, lo que me lleva a la segunda parte de tu misiva.

Sin ayuda no se avanza

Quiero intentar ayudarlo o de lo contrario prefiero dejarlo, esta es mi ultima ficha. Su historia es hace 20 años y necesito guía de un especialista para saber que proceso debo seguir. 

En su libro "Masculinidad tóxica", el escritor argentino Sergio Sinai señala que los varones, por su misma constitución mental, ideológica y cultural, tienden a no pedir ayuda, menos acudir a médicos y especialistas de salud mental. No es raro por lo tanto que algunas de estas patologías se mantengan por décadas, en parte, por la renuencia a pedir ayuda.

De la conducta compulsiva no se sale sin ayuda, y tú como pareja eres la persona menos indicada para ayudarlo, de hecho, en salud mental es un principio básico que no se puede ayudar a nadie a menos que el paciente lo pida y acepte ayuda, siempre reconocer que se tiene un problema y se precisa de ayuda, es la mitad de la solución, así que deja de pedir ayuda tú y háblale para que pida ayuda él, porque de otro modo, nadie podrá ayudarlo. 

Las conductas obsesivas y las compulsiones son graves, porque van en escalada, al grado de que las personas llegan a perder todo control sobre sí mismos, lo que termina afectándolos a ellos, sino a todo su entorno.

Esto es una emergencia, pero no tengo como acudir a un especialista cerca, y realmente es delicado pues tenemos un ministerio y somos figuras publicas. 

Si es una emergencia, pero no por el ministerio que tienen, sino por la salud mental de él, y por la salud de su relación de pareja. Es verdad que de saberse podría afectar el ministerio que tienen, pero eso es lo menos que debería preocuparte, porque aquí no se trata de imagen, se trata de rescatar a alguien que está al borde de un precipicio y si no se lo ayuda, terminará hundido de tal forma que cada vez será más difícil salir. Si lees el libro de Sharon Jaynes, Tus cicatrices son hermosas para Dios: Cómo encontrar paz y propósito en tus heridas del pasado, podrás aprender que aún nuestros dolores pueden ser utilizados como una bendición y como parte de la proclamación del evangelio, toda vez que Dios no busca personas perfectas, sino individuos que se dejen tocar por su gracia y ser transformados por su amor.

Quiero ayudarlo y ayudarme por que lo amo y quiero mi familia, y no se qué pasos seguir, he leído mucho pero quiero una terapia de un hombre con temor de Dios.

La mejor ayuda que le puedes dar es dejarle de buscarle ayuda, y acompañarlo para que él de la cara y pida ayuda, mientras eso no suceda es un problema que no tiene solución.

Paso 1, persuádelo a pedir ayuda, mientras él no lo haga te convertirás en codependiente de un adicto. Mira mi presentación sobre un tema similar, que es la adicción a la pornografía, pero patrón es el mismo, el tema se titula "mi esposo es adicto a la pornografía".

Paso 2, busca algún grupo de apoyo a parejas de adictos, los hay en alcohólicos anónimos, en adictos al sexo anónimos, etc. Las parejas de adictos suelen convertirse en codependientes y eso suele crear un problema adicional grave a toda esta patología.

Paso 3, busca ayuda de algún consejero familiar, de algún orientador familiar, de algún psicólogo o especialista en salud mental, para que te de herramientas para lidiar con esto. Atiendo a distancia online, pero lo mejor es tener a alguien presencial.

Paso 4, no tengas lástima de ti misma, toma decisiones, se proactiva, no eres la culpable de su problema, simplemente, lo encontraste en estas condiciones, y tienes que buscar la forma de protegerte porque en caso de que él no quiera ayuda, tendrás un serio conflicto que resolver.

Conclusión

Dios es todopoderoso, pero no puede hacer nada cuando una persona no quiere ayuda. La ayuda no se puede dar forzada a nadie. Es loable que tú busques ayuda, pero no puedes pedir ayuda por él, así no funciona, ni aunque lo chantajes o lo obligues, no va a funcionar, quien debe pedir ayuda es él, así ha sido siempre y lo seguirá siendo, porque la salud mental estable es producto, en primer lugar, de una decisión, la de querer ser sano.

Dios te bendiga y te de fuerzas, cualquiera sea la decisión que tomes.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *