Qué hacer frente a un adúltero compulsivo

PREGUNTA

"He estado casada con un adúltero compulsivo. Él promete cambiar, pero al tiempo cae y hace lo mismo. Ambos somos de la iglesia, él ante los demás es una persona muy espiritual y consagrada, pero nadie sabe lo que vivo con él, ni siquiera mi madre a quien la destruiría si supiera realmente como es él. Oro a Dios para que me de una solución y lo cambie, pero no sé qué hacer. Me mantengo a su lado más por compasión que por amor. Él promete cambiar, pero ya no le creo, pero hice un compromiso de matrimonio de por vida, y esto me tiene destruida porque no sé qué hacer. De repente observo cambios positivos en su persona pero no capto si lo hace por culpa o por amor, el dice que es amor y projecta su vida al lado mio. Yo tengo mucho miedo de seguir. Por otro lado, siento que él me manipula con eso de perdonar siete veces siete, lo mismo me ha dicho un pastor, me ha dicho que debo perdonarlo y me ha puesto como ejemplo a David. Soy una sombra de lo que era antes. Parece que he perdido la fortaleza que antes tenía. Lo único que me alegra de esta situación es que no tenemos hijos, sería más difícil vivir lo que vivo".


RESPUESTA

Apreciada amiga:

No se cura un cáncer con aspirinas ni con analgésicos.

El matrimonio es lo ideal, pero, no significa martirizarse el resto de la vida. Quedarse al lado de alguien por sentimientos de culpa, por agradar, o por querer vivir de acuerdo a la "voluntad de Dios", no sólo no es sano, sino que es enfermizo.

Engañarse a sí mismo en una relación que no funciona es algo que no corresponde. A la larga, ¿qué harás a los 40 años cuando abras los ojos y te sientas amargada por saber que has desperdiciado tu vida?

Tienes varias alternativas:

1. Quedarte a su lado, engañarte a tí misma como lo haces y creer que un matrimonio funciona con culpas. En 20 años más serás una sombra de tí misma.

2. Quedarte a su lado, si es que hay esperanzas de recuperar lo que tuvieron... ¿pero qué han tenido? Una relación tóxica, infidelidad, celos enfermizos, desengaños, qué? Es algo que tienes que evaluar a la luz de lo que eres y de lo que aspiras a ser.

3. Dejarlo, y darte varios años para madurar emocionalmente y ver si estás en condiciones de unir tu vida a una persona que ames de verdad y que te ame a ti también de la misma forma. De acuerdo a los principios bíblicos tienes todo el derecho a dejarlo y volver a casarte. Es una decisión sin vueltas atrás, pero tienes que evaluarla pensando en qué tipo de vida es la que quieres, no ahora en dos años, sino en 20.

Si sigues en la vía en que vas eres candidata a:

1. Deprimirte.
2. Amargarte.
3. Cometer una estupidez y enredarte sexual y afectivamente con el primero que se interese por ti.

Hay algunas preguntas que necesitas hacerte y nadie más puede hacérselas por ti:

1. ¿Tengo plenitud al lado de él? ¿Emocional, sexual, espiritual, social?
2. ¿Quiero que mis hijos lo tengan a él como padre? ¿Qué él sea quien los guie moral, espiritual y socialmente?
3. ¿Lo has amado de verdad alguna vez?
4. ¿Cuántos de tus propios problemas emocionales y familiares, los has proyectado en él convirtiéndote en una madre y no en una esposa?
5. ¿Quieres estar haciéndote estas mismas preguntas en 10 años más?

Por último deja de engañar a tu madre. Cuéntale lo que pasa. Los secretos de familia son otro tóxico que enreda a la gente por generaciones.

Por otro lado, no creo en el tipo de religión que presentas en tu email: dejando a Dios que arregle nuestros problemas. Muchos consejos que se dan en la iglesia son bien intencionados pero, algunos no son correctos... es cierto que David tocó fondo, y que se arrepintió, ¿pero cuándo hablamos de lo que eso costó? Esa sección escrita por machistas chauvinistas no cuentan el dolor de las madres que perdieron a sus hijos a consecuencia del desvarío de Absalón a consecuencias de las conductas erradas de su padre, no menciona que David no tuvo nunca más paz, que uno de sus propios hijos violó a su hermana, no cuenta el ambiente rancio que se formó en una familia producto de los errores de un hombre que tomó decisiones equivocadas, y con ellas salpicó a toda su familia. Toda historia tiene dos lados.

Yo creo en el perdón, sin embargo, también creo que toda acción trae consecuencias y que debemos aprender a vivir con ellas, y que asumirlas es parte de la sanidad. Recuperar la confianza en un matrimonio es un proceso muy lento en el tiempo, además, de ser muy complejo, aún con ayuda de un profesional.

Tú decides, nadie más lo puede hacer por ti, ni siquiera Dios.

Estoy escribiendo sobre violencia psicológica, y una de las cosas que me alarma de tu relación es que estás cayendo en un juego peligroso de manipulación, agresión, y manejo psicológico, donde vas perdiendo algunas de tus capacidades personales. Ese es un camino, por el cual no se regresa cuando se toman malas decisiones.

Atiendo a muchas personas, recibo cientos de emails, escribo y leo, y cada vez más me convenzo que algunas de las nociones religiosas mal entendidas que tenemos no nos ayudan a salir de estos conflictos. No involucres a Dios en cosas en las que él no puede hacer nada. Dios no cambia a las personas si no quieren. Dios no obliga a nadie. Dios es mucho más flexible de lo que creemos. Dios enseña que perdonar no implica necesariamente reconciliar, al menos en los términos en que se enseña.

Espero que mi respuesta no te desanime, pero, no me gusta hablar con rodeos, ni con diplomacias mal entendidas, si he sido muy fuerte perdóname, si quieres seguir dialogando conmigo, no hay problema, si quieres mandarme a la punta del cerro, también no hay problema, es tu decisión.

Acércate al Señor no para pedir que cambie a otros, sino para que te de sabiduría y discernimiento para tomar la mejor decisión.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

1 comentario:

  1. El machismo tristemente prevalece en nuestra Iglesia, consejos, orientaciones son marcadas con ignorancia y machismo. Es machismo 100%, cuando decimos a las mujeres que sufran, que aguenten los maltratos, setenta veces siete deberian sufrir. Pero si se trata de hombres es diferente, claro los hombres tienen previlegios en todo sentido, que manera absurda de manipular el consejo biblico.
    Gracias a Dios por profesionales como el Dr. Miguel A. Nunez.
    Gualberto Ordonez

    ResponderEliminar

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *