Abuso sexual infantil

PREGUNTA

"No se qué hacer, llevo una carga muy pesada por años. Eso está consumiéndome por dentro. Con desesperación y lágrimas se lo pido, en medio de mi dolor, soledad y angustia, yo fui abusada sexualmente de niña por mi padre. A los 13 o 14 años hizo algo que marcó para siempre mi vida, que la destruyó, la hizo pedazos, y hoy cargo esos pedazos a donde quiera que voy. Allí descubrí que vivía con un monstruo en mi propia casa, mi madre no lo sabe hasta hoy, callé, por temor a causar una tempestad dentro de mi familia, no sé si mi madre se dio cuenta, y si lo hizo, nunca me dijo nada, nunca hizo nada, a pesar de ser testigo de mis actitudes para con mi padre. No tengo buena relación con mi madre. No somos amigas. Sólo nos abrazamos para el dia de la madre, nunca me hizo cariño, nunca me dijo te quiero, eso mismo pasa con mi padre. El abuso de mi padre duró hasta que el se dio cuenta de que podía defenderme. Hemos vivido como si él supusiera que no me hubiese hecho nada. Me casé, tengo una niña. Lo único que le he pedido a mi Señor. Cuando me case pensé que había encontrado esa fuente de cariño, pero a medida que pasó el tiempo, fui conociendo mejor a mi esposo, él es muy preocupado por nosotras, no nos falta nada, suple nuestras necesidades materiales, pero su trato es muy tosco, sus palabras son bruscas, no entiende mi problema, mi matrimonio empieza a derrumbarse. Además, tengo mucho miedo por mi hija, por eso la sobreprotejo. Tengo terror que se acerque a mi padre. Voy a la iglesia, pero siento que algo me falta".



RESPUESTA

Apreciada amiga:

Tengo un inmenso dolor al contestarte esta carta. Cada vez que sé de abuso me apena, cuando el abuso lo ha vivido alguien en la niñez y de esta forma, el asunto es más triste. Siempre es triste el abuso, es mucho más cuando el que abusa es el propio padre.

El tener como padre a un pedófilo, evidentemente te marca por vida. Lo primero que debes saber es que NO eres culpable de tener al padre que tuviste, pero si eres responsable de buscar ayuda hoy. Te recomiendo:

1. Busca una psicóloga cristiana en el lugar donde vives. Es muy importante que lo hagas y luego. Sin ayuda, no se supera este problema. Necesitas reordenar tu vida. Una especialista puede ayudarte a reordenar tu mente, y poder empezar de nuevo.

2. En algún momento, y con ayuda de la psicóloga, deberás encarar a tu padre y comunicarle a tu familia lo que ha ocurrido. Lo más probable es que tu padre, monstruo como tú lo defines, ha seguido haciendo lo mismo con otras personas, incluso con tu familia, por eso mismo es preciso que se desenmascare, porque de otro modo, terminas siendo cómplice de un delincuente.

Debes hablar con tu madre. Pero hazlo en presencia de otra persona, no sola, busca a algún familiar cercano con el que confíes o alguien externo, pero dile, incluso lo que sientes, al no haberte protegido del monstruo que tuviste como padre.

Uno de los problemas adicionales de las personas que han sufrido abuso y que no recibieron ayuda a tiempo, es que terminan por repetir ciclos, buscan como parejas a personas con características similares a los abusadores. Necesitas hacer terapia matrimonial junto con tu esposo, porque de otra manera, esa relación terminará destruyéndote.

Es obvio que tengas miedo por tu hija. Pero, puedes convertirte en una madre posesiva, castradora o sobreprotectora, lo que le haría un daño enorme a tu hija, por esa razón, es imprescindible que busques ayuda profesional y urgente.

A medida que pase el tiempo, sin ayuda, los cuadros de miedo, ansiedad y frustración serán mayores. Cuando tu hija sea más grande traspasarás tus miedos a ella, por eso, necesitas urgentemente ayuda.

Siento no tener palabras más alentadoras. Vengo trabajando con casos de abuso más de veinte años y sé muy bien que no se sale de la noche a la mañana, pero también se que con ayuda es posible construir una vida que realmente sea fructífera, y salgan esos dolores que tienes adentro.

Un consejo más, no te relaciones con tu padre, no le hables, no le digas nada... simplemente, hasta que no estés bien, no lo trates, si él se molesta, dile simplemente "tú sabes muy bien porque soy así", y no des explicaciones. No te aflijas por temer que tu padre se acerque a tu hija, es totalmente natural. Sólo que en algún momento deberás dar explicaciones, porque de otro modo no se entenderá lo que vives.

En este momento debería importarte sanar emocional y físicamente, antes de intentar arreglar cualquier cosa con él o con tu madre.

Una de las cosas que he aprendido durante tantos años de trabajar con personas abusadas y traumatizadas, es que la religión no cambia la realidad que vivimos, pero al menos, nos ayuda a mirar con otros ojos el dolor que hemos vivido. Nos ayuda a enfrentar las cosas de una manera diferente. El asunto es que la religión no te ayudará si no das otros pasos necesarios, como pedir ayuda a personas competentes para que te guien en tu actuar y te den herramientas para lidear con el abuso que viviste. Dios te puede dar, por otra parte, la capacidad de curar el recuerdo, la fortaleza para seguir viviendo, la esperanza para educar a tu hija en otro contexto y la fuerza que necesitas para tratar con un marido apático que no está entendiendo el dolor que arrastras.

No te desanimes, no tires los brazos. Estás enfrentando el Síndrome del Túnel, creer que no se puede salir de la oscuridad en que estás. Pero no es así, ciertamente se puede salir y construir una vida diferente.

Lee libros de resiliencia, sobre abuso y codependencia. Se puede salir adelante. Es posible reconstruir a partir del dolor que has sufrido, sin caer en la depresión, la autocompasión ni la ira, porque dichas emociones pueden destruirte.
________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

2 comentarios:

  1. el Pastor escribe "Lo primero que debes saber es que eres culpable de tener al padre que tuviste" sin embargo sabemos de antemano que lo que realmente quizó decir es "Lo primero que debes saber es que NO eres culpable de tener al padre que tuviste"

    Pastor lo admiro, es mucha la mies y poco los segadores.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la corrección, reviso lo que escribo, lo leo un par de veces, pero igual se van errores, así que muchas gracias por la corrección.

    Dr. Miguel Ángel Núñez

    ResponderEliminar

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *