Carrera y sentido de la vida


PREGUNTA

"Tengo un problema con mi carrera. No me gusta. Estudie contabilidad, pero nunca tuve algún tipo de orientación para encontrar mi vocación, así que la elegí casi al azar. No me gustan los tributos y les tengo pavor, la parte financiera también tiene leyes o normas que aprender y son muy complicadas, tampoco me gustan, algo que llama un poco mi atención son los costos, pero por ahora no tiene futuro... he  estado capacitandome constantemente en las tres áreas, pero solo he podido retener unas cuantas cosas. Ahora estoy sin trabajo, y busco y busco y no encuentro, es decir me llaman para las entrevistas, pero nada mas, no se llega a concretar nada... Estoy asustada, por que ya tengo 28 años y aun no paso de ser una asistente contable... y tengo deudas propias de mi etapa (querer tener tu propia casa, y mantenerme sola sin ayuda de nadie), le he pedido a Dios que me ayude y que me de el lugar donde pueda trabajar, aprender a amar mi carrera, desarrollarme y ser feliz; pero al parecer permanece en silencio. No se que hacer, supongo que seguir buscando. He pensado alternativas, mi madre es modista y se diseñar ropa y esas cosas, me gusta un poco la moda, pero me han enseñado que no es compatible con nuestra fe. Me encanta también leer y escribir, pero siendo honestos solo me gustan las lecturas de ciencia ficción, fantasía, etc. Secretamente he empezado a escribir un libro, pero no tiene nada que ver con nuestra fe... y no puedo evitarlo me gusta... creo que si saliera a la venta me expulsarían de la iglesia... También soy buena bailando, me encanta el ballet y la danza contemporánea y secretamente lo hago bien, aun que solo lo practico por ejercicio, ya sabe unos hacen natación, bueno yo hago ballet... lo que me cuenta creer es que Dios nos haya dado la habilidad de hacer tan increíblemente expresivos con el cuerpo, es bello ver a una bailarina, y no podamos usarlo... en fin me han educado con la idea de que todas las cosas que es inevitable que yo ame no son compatibles con la fe... y en realidad yo quiero seguir en la fe, por que sé que es verdadera... Pero ahora estoy muy triste por que no consigo trabajo en la carrera que efectivamente estudie y aun mas triste el saber que pueda conseguirlo y que no me guste... Que hago, por favor ayúdame..."

RESPUESTA

Apreciada amiga:

Estás en un gran dilema y ese es un gran problema. La buena noticia es que tienes 28 años, eres joven, y toda una vida por delante. Vamos por parte.

La carrera es tu vida

Espero que a la brevedad entiendas que la carrera que elegimos no es parte de tu vida, ES TU VIDA. No sólo pasarás buena parte de tus días ocupada en eso, sino que muchas cosas de tu existencia serán definidas a partir de allí.

Por lo tanto, lo primero que debes entender es que la vocación no se impone. Miles de personas vegetan con amargura en carreras que no quieren. Por esa razón, sus vidas se tornan en un infierno. Día a día van a trabajos que odian y ese desprecio a la carrera que tienen, lo traspasan poco a poco a otros aspectos de su vida, y terminan siendo amargadas y amargándole la vida a las personas con las que se relacionan.

Se puede ver en los servicios públicos, por ejemplo, donde es raro encontrar a alguien que hace su trabajo feliz, y normalmente son descorteses, amargos, y faltos de empatía con la gente. ¿Por qué? Simplemente porque no aman lo que hacen, y vivir eso por treinta años, es una tortura.

Tienes que tener un trabajo que ames. Debes ocupar tus días en algo que te apasione. Vas a las entrevistas y no te contratan, porque la falta de entusiasmo se percibe, los que entrevistan, generalmente saben lo que quieren, y huelen a los que no les gusta lo que hacen, y ningún empleador quiere tener a un empleado que odie lo que hace, porque sabe bien que eso afectará anímicamente al resto.

Así que lo primero es dejar de intentar lo que no te hará feliz. No sé por qué te quedaste en algo que no te satisfacía, esa es otra historia, pero el primer año de estudios deberías haber salido huyendo.

Otra carrera

Respecto a empezar algo nuevo, nunca es tarde a menos que estés muerta.

He conocido personas de 50 y 60 años que a esa edad han dado un giro completo a su vida, cuánto tu que eres una persona joven de 28 años.

Nunca es tarde, siempre es posible enmendar el rumbo.

¿En qué carrera debes estar?

Exclusivamente en algo que te apasione. Sin pasión no se vive. Tony Campolo, en su libro Carpe Diem, señala acertadamente que la enfermedad mortal del siglo es la apatía, que es falta de pasión. Son las personas apasionadas por lo que hacen las que triunfan y eso se logra en lo que a ti te apasiona, no en lo que a otro le sirve. Conocí hace algún tiempo a un zapatero remendón, aparentemente un trabajo humilde, pero el hombre lo hace con pasión. Le llevé unas zapatillas que pensé no tenían arreglo, él las arregló, y me transmitió que le gustaba mucho lo que hacía. Es obvio que la próxima vez que necesite que alguien me arregle un par de zapatos, recurriré a él. Las personas que transmiten pasión, contagian y entusiasman. Las que no, simplemente, producen el efecto contrario.

Fe y carrera

Por lo que observo, eres creyente que estás luchando por mantenerte en la fe, pero siento decirte, que observo que en muchos aspectos, vives una fe prestada.

La fe también es pasión. No puedes vivir una fe por inercia, simplemente porque tus padres te enseñaron algo o porque tienes una convicción intelectual. La fe se vive con intensidad, o simplemente, se vive con formalidad. Lo primero es vida, lo segundo termina enfriando cualquier fe.

La carrera de tu vida debe reflejar tu fe. Por lo que veo eres inclinada hacia el arte y expresiones artísticas. No hay nada de malo en ello, pero debes buscar el equilibrio que refleje tu fe. Encontrarlo no es tarea fácil, pero siempre se puede, conozco músicos, artistas plásticos, escritores de ficción, etc. que han logrado conciliar su fe en Cristo con su expresión artística.

No obstante, has de saber que en el arte, la mayoría fracasa. La razón es que es una montaña donde hay muy poco lugar en la cima para muchos, sólo unos pocos llegan, y eso significa que no puedes vivir de voladeros de luces, debes aterrizar. Los que triunfan en expresiones artísticas lo hacen porque son muy, muy buenos. Porque han pagado el precio de invertir la vida y darse por entero a su arte. Si no estás dispuesta a hacer eso, entonces, no te va a ir bien.

Conclusión

Si sigues en la carrera que odias, terminarás odiándote a ti misma. Busca algo diferente. Puedes utilizar lo que has aprendido como un medio mientras te formas en otra cosa.

No necesariamente debe ser una carrera universitaria, también puede ser un oficio. Conozco a muchos artesanos y artesanas felices con lo que hacen. Si llegas a esa conclusión, busca un lugar que acepten aprendices y aprende. 

La vida es aprendizaje, y lo primero que debes aprender, es que si no eres feliz con tu trabajo, difícilmente serás feliz. El trabajo constituye tu vida, no es un anexo.

Confío en que meditarás con prudencia y harás lo que es mejor, para ti, no para otros. Lo que te hace feliz a ti.

Finalmente, te invito a que revises tu fe. Si eres creyente, elige qué tipo de creyente quieres ser, una que va la iglesia a calentar un asiento y hacer número, o una que está tan comprometida con la fe que no entiende su vida, sin su fe... y luego, que hayas tomado una decisión, verás que eso marcará también, el resto de tu vida, incluyendo tu trabajo.

Bendiciones en esta decisión que es radical.


________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *