El indicador de la indiferencia


PREGUNTA

"Mi pregunta es la siguiente: tengo una relación de novios por dos años y como toda relación hemos pasado por varias etapas, últimamente hemos tenidos constantes discusiones por la falta de comunicación más que todo por las ocupaciones y el trabajo, pero cuando hay un día que es para los dos el prefiere ocuparse en más cosas aún o simplemente el tiempo que compartimos ya no parece ser agradable, yo he conversado con Él y le he dicho lo que siento y el siempre permanece callado o se va y me da la espalda. Hemos hablado de casarnos y a él le emociona mucho la idea porque siempre habla de formar una familia conmigo pero la actitud anterior que le expliqué me hace dudar ya que siempre que sucede un problema y quiero conversar él toma la misma actitud indiferente, todo se ha vuelto monótono y por mucho que lo converse con él siempre da la espalda y hace como si nada ha sucedido. ¿Qué puedo hacer?"

RESPUESTA

Apreciada amiga:

Te contestaré entre líneas, tomando el mismo sentido de tu carta, para ser lo más claro posible.

El mito de la comunicación

"Tengo una relación de novios por dos años y como toda relación hemos pasado por varias etapas, últimamente hemos tenidos constantes discusiones por la falta de comunicación más que todo por las ocupaciones y el trabajo".

Llevas dos años de novia, durante todo ese tiempo han pasado por varias etapas, eso es normal. Todas las parejas viven lo mismo, su relación se va consolidando, y viven diferentes momentos. Lo que no es correcto es lo que señalas después.

La comunicación no es el problema, ese es un mito. La falta de comunicación siempre es un síntoma, no la causa del problema.

Definitivamente, cuando las parejas desean dialogar, lo hacen. Cuando alguno de los dos no quiere comunicar, también se observa. Tu novio, no quiere hablar, y las razones pueden ser varias.

a. Decidió no amarte y le falta valentía para decírtelo.
b. Hay cosas en la relación que no le agradan, y no tiene el coraje para decírtelo.
c. Decidió amar a otra persona, y no sabe cómo confrontarte.

Decir que tienes problemas, porque no tienes buena comunicación, es ingenuidad. Las parejas que quieren comunicarse, siempre encontrarán la manera, porque el amor les ayuda a buscar la forma, las palabras y la ocasión.

Si no lo confrontas, definitivamente, para hablar donde él te diga exactamente qué está pasando, estás perdiendo el tiempo y energía en una relación que no va a ninguna parte.

El mensaje de las prioridades

"Cuando hay un día que es para los dos el prefiere ocuparse en más cosas aún".

Las personas suelen "hablar" de muchas formas, y él, con su actitud te está hablando, te está diciendo que sus prioridades están en otro lado, y que definitivamente, tú no eres su prioridad.

Ese mensaje es poderoso, y si no lo entiendes, y si sigues adelante, es porque o no quieres escuchar y te estás autoengañando o definitivamente, eres demasiado ingenua.

Cuando alguien ama, la persona amada es la primera prioridad en su vida, después de Dios. No importa nada más y lo que él te está diciendo es: Tu no eres mi prioridad. Si te proyectas hacia el futuro, lo que te espera es una vida de mucha aflicción.

El indicador de la alegría

"El tiempo que compartimos ya no parece ser agradable".

La relación de pareja es para pasarlo bien, así mismo como lo lees. Disfrutar, reír, vivir momentos inolvidables... y lo que estás viviendo es simplemente un indicador de que aquí la relación no existe.

De alguna manera tu mente te está enviando un mensaje y te estás negando a verlo. Muchas veces nos aferramos a la última esperanza, y esperamos, infructuosamente a que las cosas cambien, pero cuando no estamos atento podemos evitar observar las evidencias, que en este caso son obvias. ¿Qué esperas? ¿Sentirte más mal que ahora para tomar una decisión?

El maltrato pasivo

"Yo he conversado con Él y le he dicho lo que siento y el siempre permanece callado o se va y me da la espalda"

¿Te imaginas casada con una persona así? Con alguien que no te respeta lo suficiente que ni siquiera se da el trabajo de responderte y se va dejándote con esa sensación de impotencia que da observar la espalda de alguien que dice que ama, pero con los hechos lo niega.

Hay muchas formas de violencia, y ésta es una de ellas. El silencio y la indiferencia, son formas de violencia pasiva. También lo es el negarse a comunicarse y alejarse, sabiendo lo que provoca en la otra persona, porque supongo que es inteligente. Hay que ser inteligente para dañar premeditadamente a otra persona con el silencio y la indiferencia.

Si te llegas a casar con un hombre así, tendrás una larga y penosa vida, llena de sufrimiento y amargura. No se construye pareja solos, y en esto, tú estás sola. Es como bailar con alguien imaginario, él simplemente, se fue de la pista y tu sigues intentando que resulte.

La indiferencia es un indicador poderoso de desamor, como dice el escritor Aldous Huxley: "La indiferencia es una forma de pereza, y la pereza es un síntoma de desamor. Nadie es haragán con quien ama".

No se se hace matrimonio en silencio

"Hemos hablado de casarnos y a él le emociona mucho la idea porque siempre habla de formar una familia conmigo pero la actitud anterior que le expliqué me hace dudar ya que siempre que sucede un problema y quiero conversar él toma la misma actitud indiferente".

No estoy seguro de que sea completamente cierto el "hemos hablado", porque por lo que describes, la que habla eres tú y el que calla es él.

Un matrimonio es un proyecto de dos personas que sueñan, ríen pensando en el futuro, viven cada instante con alegría, con la expectativa de algo hermoso.

Tus dudas son válidas, tu mente te está diciendo algo pero tus emociones se niegan a escuchar. No sería malo que dejaras que tu razón se ponga de acuerdo con tu emoción, porque ya hace rato sabes lo evidente, pero simplemente, te niegas a escuchar.

Formar un matrimonio en estas condiciones, es simplemente, exponerse a una relación de alto riesgo. 

Ya te falta el respeto al no escucharte y dejarte para no encarar, ¿qué esperas? ¿que lo próximo sea un golpe para darte cuenta?

Pensar antes que sentir

Me preguntas qué puedes hacer, la respuesta es sencilla: Escúchate a ti misma que tu mente hace rato que te está hablando, no se construyen relaciones de pareja sobre las dudas.

Romper una relación que es tóxica es menos doloroso que vivir toda una vida lamentando haber iniciado algo que no debería haber sido.

La relación de pareja es un proyecto conjunto, por lo que veo aquí, en esto estás sola.

Tienes dos opciones:

a. O cortas esta relación que simplemente, no va porque él te está diciendo que no quiere.

b. Sigues adelante, pero lo que tienes por delante, no es un panorama muy alentador, pero si tienes alma de mártir, allá tú, es lo que tendrás... martirio y dolor.

Confío que tomarás la mejor decisión, que no siempre es la más fácil.


________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *