Nadie puede hacerte sentir mal, si no quieres



PREGUNTA

"Primero quiero agradecer por su respuesta que se será maravillosa.
Por motivos ajenos a la voluntad de mis padres no viví con ellos mi niñez completa, a los 8 años me fui definitivamente con ellos, pero mi mama me trata pésimo.
Yo hago el aseo en mi casa, estudio en la universidad y por temporadas trabajo, pero nada de lo que hago le gusta. Siempre que deseo salir se enoja así que prefiero no hacerlo, siempre tengo algo mal y en verdad esto me está enfermando y provocando crisis de angustia, me dan ganas de llorar de la nada y me siento muy sola. Fui al psicólogo un tiempo pero ya no puedo pagarlo y no se como sanarme; tengo una hermana pero mi mamá no es igual con ella, el problema es netamente conmigo. Esto está afectando mi capacidad de auto-control emocional y lo peor, está afectando mi noviazgo, tenemos planes de casarnos pero estamos peleando mucho y tengo miedo de terminar haciéndole a él o a mis hijos lo mismo que mi mamá me hace a mí. Como todos somos cristianos en mi hogar, siento que la situación es mucho peor. Por favor ayúdeme".



RESPUESTA

Apreciada amiga:

En primer lugar, muchas gracias por la confianza de escribir. Intentaré ser lo más claro posible y por eso usaré la técnica de contestarte entre líneas, para así ser más comprensible en lo que te responda.

"Por motivos ajenos a la voluntad de mis padres no viví con ellos mi niñez completa, a los 8 años me fui definitivamente con ellos, pero mi mama me trata pésimo".

No tengo la menor idea por qué razón fuiste separada de tus padres, tampoco me dices con quien estuviste esos años, pero es sintomático lo que ocurre. Los primeros años de vida son cruciales en la vida de un niño. No sólo se crean las bases para el desarrollo neurológico que incide en casi todos los aspectos de la vida, por lo que la nutrición, y el contexto de salud es fundamental para que el niño se desarrolle de una manera equilibrada y sana, sino que además, se crean los lazos afectivos fundamentales, algo que la psicología contemporánea llama "apego", una manera eufemística de señalar que se gestionan los lazos emocionales fundamentales con las personas que se convierten en guía y nexo para tu vida. Sin embargo, el asunto no es sólo de un sentido, de hijos hacia padres, también al revés de madres y padres hacia hijos. Ellos no estuvieron presente en tu primera niñez, es probable que tu madre no te sintió como "hija", o no creó esos lazos fundamentales que son los que condicionan la relación madre-hija para el resto de la vida.

No justifico a tu madre en absoluto, no obstante, algún drama tendrá porque no ha logrado incorporarte a su vida de manera integral, aunque, en este asunto sólo tengo tu carta, no la he escuchado a ella, y como toda hoja tiene dos lados por muy delgada que sea, hay una historia que también tiene que contar tu madre.

Los padres que no tienen apego a sus hijos sufren tanto como los hijos que viven si apego a sus progenitores. Si te trata mal, es un problema de ella, sin embargo, lo que tú debes resolver es cómo te has de sentir frente a su maltrato. NADIE PUEDE HACERTE SENTIR MÁS MAL DE LO QUE TÚ PERMITAS. Pon límites en tu mente, no dejes que su maltrato condicione tu vida, le estás dando a ella un poder que sólo tú puedes limitar. 

"Yo hago el aseo en mi casa, estudio en la universidad y por temporadas trabajo, pero nada de lo que hago le gusta. Siempre que deseo salir se enoja así que prefiero no hacerlo, siempre tengo algo mal y en verdad esto me está enfermando y provocando crisis de angustia, me dan ganas de llorar de la nada y me siento muy sola. Fui al psicólogo un tiempo pero ya no puedo pagarlo y no se como sanarme; tengo una hermana pero mi mamá no es igual con ella, el problema es netamente conmigo"

Por el tenor de tu carta demuestras ser una persona inteligente, así que comienza a hacerte cargo de tu vida. No dependas de lo que ella te diga. Haz tu responsabilidades, asúmelas, pero planifica tu proyecto de vida. No condiciones tu vida al maltrato que sufres, de otro modo, eso terminará afectando todo lo que eres. Hipotecar tu futuro simplemente porque alguien te trata mal, es actuar con poca sabiduría. 

Supongo que has intentado hablar con ella. Si no te escucha, opta por escribirle una carta donde expreses tus emociones de cómo te hace sentir, pero NO MENDIGUES CARIÑO, eso no te ayudará. Has por ella, tal como dice el evangelio, lo que quisieras que hagan por ti. No le grites, no la trates mal, no le respondas, no caigas en su juego de maltrato, tú puedes decidir cómo actuar, si ser alguien que sólo reacciona frente a su agresión o una persona que se convierte en proactiva y decide obrar distinto a la manera en que te están tratando. Eso quería decir Jesús cuando nos dijo que pusiéramos la otra mejilla, no estaba hablando de ir por allí pidiéndole a la gente que nos golpee, porque eso sería señal de locura, sino que para parar la violencia simplemente no hay que responder de la misma manera, de otra forma, se construye una espiral de violencia que no para nunca. Si yo le respondiera a todas las personas que me tratan mal, me llevaría la vida contestar, y ¿para qué?

Las crisis de angustia vienen porque te estás focalizando exclusivamente en tu dolor. No esperes de ella lo que no puede dar. No crees expectativas de algo que ella no es. No se le piden peras al olmo, sólo asegúrate de aprender para que cuando seas madre no hagas con tus hijos lo que ella ha hecho contigo. Soy hijo de un padre golpeador, y me prometí a mi mí mismo que nunca golpearía a mis hijos, soy un sobreviviente y tú también puedes serlo, haciendo que tu historia sea diferente.

La soledad es un rasgo muy común en personas que son maltratadas, así que haz algo, en primer lugar, deja de lamentarte, eso no te ayudará en absoluto, toma tu vida en tus manos, hazte cargo, responsabilízate de ti misma, eso implica dejar de sentir lástima por ti, la auto conmiseración es el camino más rápido a la depresión. En segundo lugar, ocúpate de tus emociones, nadie puede hacerte sentir mal a la fuerza, esa es decisión tuya. En tercer lugar, ocupa tu vida en ayudar a otros, como dice el dicho: "Buscaba ser feliz, y no logré serlo hasta que procuré la felicidad de otro". Una hora a la semana de ayuda a alguien que lo necesita hará maravillas en tu vida, ¿viste alguna vez a la madre Teresa de Calcuta triste? las personas que se ocupan positivamente de otros, llenan su soledad y de paso, hacen bien. En cuarto lugar, y último, llena tu mente de pensamientos positivos, escucha música que te anime, lee libros que te muestren un aspecto positivo de la vida, ve películas que te den mensajes positivos, lee la Escritura, especialmente aquellos pasajes que te animan. La mente funciona con pensamientos, y si le damos pensamientos positivos, eso afectará positivamente todo lo que somos.

Es una lástima lo que hace tu madre al discriminar entre tú y tu hermana, pero no lo hagas tú. Es tu hermana, y ella no ha elegido la conducta de tu madre. Los padres que hacen diferencia entre un hijo y otro obran mal, pero no caigas en el juego de distanciarte de tu hermana por un error de tu madre. Sé hermana, acércate, ámala, pasa tiempo con ella, y no le sigas el juego a una madre que no actúa con sabiduría. No olvides que ella será hermana tuya el resto de la vida.

"Esto está afectando mi capacidad de auto-control emocional y lo peor, está afectando mi noviazgo, tenemos planes de casarnos pero estamos peleando mucho y tengo miedo de terminar haciéndole a él o a mis hijos lo mismo que mi mamá me hace a mí. Como todos somos cristianos en mi hogar, siento que la situación es mucho peor".

Siento mucho que sientas que tu capacidad de auto control emocional es causado por esta situación, pero la realidad, es que esto lo explica, pero no lo excusa. Tú eliges cómo has de sentirte. Busca y lee el libro Límites de los Drs. Henry Cloud y John Sims Townsend. Espero que con su lectura aprendas que tan importante cómo poner fronteras para que nadie entre a tu casa sin permiso, también has de poner límites para impedir que otros controlen la manera en cómo has de sentirte. 

Si está afectando a tu noviazgo es probable que sea no sólo por esto, sino porque algo no estás haciendo bien. Dialoga honestamente con tu novio, él merece que conversen. Busca un lugar tranquilo y público, que no sea tu casa, en un horario que no estén cansados, y háblale de lo que sientes, tus temores y conflictos. Si te ama, te escuchará y juntos podrán planear una estrategia para vencer los miedos que tienes.

Las parejas se construyen de a dos, así que tienes que hablarlo con él. Tuya es la decisión de repetir o no el mismo cuadro triste que tú has vivido. Todos los resilientes y sobrevivientes de maltrato podemos decirte que los ciclos de violencia y falta de afectividad se pueden romper, y más aún si eres cristiana, porque tienes a tu favor, el poder inconmensurable de un Dios que nos ama y ha prometido no dejarnos nunca. ¡No es eso maravilloso!

Conclusión

Querida amiga, eres dueña de tu futuro y también de tu presente. En ti está la llave para dejar que otros controlen tus sentimientos y formas de actuar. Tú eliges cómo quieres sentirte. No puedes impedir que tu madre te maltrate, pero si puedes impedir que eso afecte tu estabilidad emocional.

Sigue adelante, y comienza a hacer planes para vivir una vida diferente, porque somos arquitectos de nuestro propio porvenir, y nadie que nos haya maltratado puede obligarnos a vivir lo que no queremos para nuestras vidas.

Dios te bendiga.

________________________________

Tal como en las otras respuestas, publicamos la misma con autorización de la persona involucrada. Sin embargo, quienes nos preguntan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en el mismo sitio. 


Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *