El amor no es suficiente


PREGUNTA

"Empecé una relación con una persona a la que siempre quise mucho pero él estaba en pareja, tuvo una nena a los 17 años, después se separó formó otra familia tuvo un nene que tiene 5, se llevan 11 años con la hermanita. Él hace un año se separó de su segunda esposa y empezamos a salir. 

Nuestra relación empezó de manera muy traumática ya que empezó apenas él se separó. Nuestras familias (padres y hermanos) eran muy íntimas lo que ocasionó que nuestra relación causase un gran impacto en nuestras familias. Yo conocía a sus nenes y a su ex-pareja.

Nos costo mucho salir adelante por las circunstancias en las que estábamos, y además también ya que nuestros caracteres son muy parecidos y chocamos mucho. Después de casi un año de pareja, estamos conviviendo desde marzo, estamos pasando por una situación muy complicada, o cambiamos o nos dejamos, nos amamos mucho, es mas hace do fines de semana estuvimos separados tres días y volvimos nos extrañábamos, nos necesitábamos, y decidimos intentar de nuevo, pero ahora estamos mal otra vez. 


Estamos cansados pero yo no quiero que se termine nos queremos y mientras haya amor se puede mejorar a pesar de los caracteres. Nos cuesta también encarar proyectos dada nuestra inestabilidad de pareja y también que él está mas cauteloso ante sus pasos dado que ya tiene dos hijos con dos madres diferentes y es como que lo nuestros siempre queda sujeto a los chicos ya sea casa, hijo, o viaje. Todo siempre sujeto a los hijos.

No se que hacer, me resisto a dejar nomas que se termine. ¿Me podrían ayudar?"


RESPUESTA

Apreciada amiga:

Al leer tu carta, lo primero que me viene a la mente, es que "la realidad supera a la ficción". Quiero responder con detalle lo que me preguntas, y quiero hacerlo de la manera más asertiva, sin herir susceptibilidades, pero a veces, responder con honestidad, puede provocar que alguien no le guste leer lo que le dicen. Por favor, lee lo que escribo con cuidado, no pretendo juzgarte, pero si darte una orientación que sea lo más honesta posible.

El peligro de los embarazos adolescentes

"Empecé una relación con una persona a la que siempre quise mucho pero él estaba en pareja, tuvo una nena a los 17 años, después se separó formó otra familia tuvo un nene que tiene 5, se llevan 11 años con la hermanita. Él hace un año se separó de su segunda esposa y empezamos a salir"

El amor no tiene nada de malo, es una bendición, sin embargo, una sola frase tuya da luces para comenzar a entender la historia que me cuentas. "Tuvo una nena a los 17 años". Los embarazos adolescentes marcan el resto de la vida, la mayoría porque no está preparado para hacerse cargo de un niño, y otros, porque aparte del error de embarazarse siendo niños aumentan otro equívoco al casarse o unirse en pareja siendo tan jóvenes. No están preparados para la paternidad, menos lo estarán para el matrimonio. Así que no es extraño que el primer matrimonio fallara.

Pero el asunto no para ahí, es más complejo aún. Como el proceso de aprendizaje se detiene por un embarazo prematuro y luego con una matrimonio a destiempo, la mayoría no sólo termina en divorcio, sino que en relaciones fracasadas, no es raro encontrar a adolescentes que son padres prematuros, con una o dos parejas posteriormente, porque tienen un serio problema en su crecimiento.

De allí la importancia de desalentar los embarazos adolescentes, y por sobre todo, los matrimonios forzados por las circunstancias, que en nada contribuyen, ni para las criaturas gestadas en esa situación, ni para los que contraen matrimonio en un momento de la vida donde deben estar viviendo otro tipo de experiencias.

Un clavo no saca otro clavo

"Nuestra relación empezó de manera muy traumática ya que empezó apenas él se separó. Nuestras familias (padres y hermanos) eran muy íntimas lo que ocasionó que nuestra relación causase un gran impacto en nuestras familias. Yo conocía a sus nenes y a su ex-pareja".

Un divorcio es equivalente a una muerte, por lo tanto, se debe vivir el proceso del duelo de una manera normal, sin apresurarlo. Iniciar una relación de pareja, apenas se ha terminado un vínculo, donde además hay hijos, no sólo es poco sabio, es definitivamente, un error. No ayuda a superar el duelo y trae la complicación de una relación que no alcanza a cuajar porque se tienen que superar las consecuencias de las relaciones pasadas.

No conozco las razones por las que terminó con su segunda esposa, pero es sintomático que tenga dos matrimonios fallidos, y también es sintomático que tú te unas a él. Algo no está bien, porque salir de la hoguera para caer en las brazas de una hoguera diferente, no es sólo un indicador complejo, también habla que de alguna manera la inteligencia emocional de él y la tuya no son las más estables que digamos. Lo correcto habría sido esperar, no se iban a morir si esperaban un poco, pero tal vez se habrían ahorrado más de algún problema.

Él pudo haberse enamorado de ti por las razones incorrectas. Eso de que un clavo saca a otro clavo, no sólo es un adagio falso, sino que resulta ser absolutamente absurdo. La única manera posible de comenzar una relación de pareja, es haber sanado completamente de las heridas que provocaron la ruptura anterior y haber hecho la suficiente introspección personal para haber entendido los errores propios y haber pedido ayuda de ser necesario, para no volver a repetirlos. En este caso, no veo ni lo uno ni lo otro.

Cambiar, dejar, o entender

"Nos costo mucho salir adelante por las circunstancias en las que estábamos, y además también ya que nuestros caracteres son muy parecidos y chocamos mucho. Después de casi un año de pareja, estamos conviviendo desde marzo, estamos pasando por una situación muy complicada, o cambiamos o nos dejamos". 


Es evidente, te has unido a un hombre con un gran pasado, con una carga familiar equivalente a un edificio de 21 pisos. No puedes esperar que la situación sea fácil, más aún cuando ha tenido dos relaciones fallidas, nadie andaría feliz por la vida, a menos que tenga un problema mental o sea absolutamente inconsciente de lo que ocurre.

El que estén teniendo muchos problemas o estén chocando es simple evidencia de que comenzaron en un momento inadecuado. Para todas las parejas es difícil aprender a vivir juntos. Ninguna logra congeniar de la noche a la mañana, de hecho, las estadísticas muestran que se necesitan entre seis y dos años de vivir como pareja juntos, como para poder decir que están en un vínculo donde comienzan a engranar, no es cosa sólo de voluntad, sino también de aprendizaje. Aprender a vivir con una pareja es como subir una montaña, a veces el trayecto es arduo, aunque al final del camino, siempre se siente la satisfacción de haberlo logrado, pero, no se llega a la cima sin haber hecho el esfuerzo, los que abandonan a mitad del camino nunca logran disfrutar la experiencia de la victoria.

Puedes abandonar, sería la salida más fácil, pero más de alguna vez te estarás preguntando "¿y si lo hubiera intentando?" y esa pregunta, siempre es corrosiva.

Es mejor abandonar una relación luego de haber hecho todo lo posible por recuperarla, y siempre con ayuda de alguien preparado, porque a menudo los que están en medio de un conflicto tienen dificultades para entender con claridad todo el panorama.

Así que la decisión es tuya, abandonar con la posibilidad de que te recrimines a ti misma por no haber hecho lo posible, o abandonar, después de tener la certeza que hiciste tu mejor esfuerzo para que resultara, pero eso no fue posible.

El amor no es suficiente

"Nos amamos mucho, es mas hace dos fines de semana estuvimos separados tres días y volvimos nos extrañábamos, nos necesitábamos, y decidimos intentar de nuevo, pero ahora estamos mal otra vez"

Tú y tu pareja son la clara evidencia de que el amor no es suficiente. El mito romántico de que el amor permitirá superar todas las dificultades, no es más que eso, un mito. La realidad es que se necesitan otros elementos para poder continuar con sentido:

Aprender a amar. El amor no es automático, se precisa aprender. En la psicología de las emociones, se sabe con certeza que los afectos se educan, de otro modo no se avanza más que por caminos tortuosos de autoengaños.

Solicitar ayuda. Muchos son reacios a pedir ayuda, pero es importante hacerlo. Los buenos orientadores familiares y los terapeutas, lo que hacen es servir de espejo para que la pareja pueda ver su realidad completa, sin autoengaños.

Ser honestos. Muchas parejas no son honestos. No dicen lo que realmente sienten, a veces por temor a dañar a su pareja y otras, porque tienen miedo de emprender una experiencia en solitario, lo que sin duda es negativo, porque quedarse con alguien por temor a la soledad es tan malo como estar solo porque tengo miedo a la compañía. Hay que estar por las razones correctas, y esa es compartir la vida, no anularla.

Deja de leer cuentos de Disney

"Estamos cansados pero yo no quiero que se termine nos queremos y mientras haya amor se puede mejorar a pesar de los caracteres"

Sólo en las películas de Disney se termina con "y fueron felices para siempre", la realidad es que la felicidad es algo que da trabajo y se logra con esfuerzo. Hay que trabajar para ser feliz, no esperar que te llegue de manera automática.

Los caracteres pueden mejorar, la vida también, pero deben pedir ayuda, de otro modo, estarán dentro de un tiempo tan mal como ahora.

Los hijos no son una mochila que se deja

"Nos cuesta también encarar proyectos dada nuestra inestabilidad de pareja y también que él está mas cauteloso ante sus pasos dado que ya tiene dos hijos con dos madres diferentes y es como que lo nuestros siempre queda sujeto a los chicos ya sea casa, hijo, o viaje. Todo siempre sujeto a los hijos".

¿Qué esperabas? En buena hora que sea así, eso significa que él no es como muchos padres que se divorcian de las madres y abandonan a los hijos.


Si te enamoras de él, tienes el deber de amar a los hijos, y si no estás dispuesta, mejor deja todo aquí y vete tranquila, así no dañarás a nadie. Sus hijos no son una mochila que se puede dejar tirada a voluntad, estarán en tu vida todo el tiempo que estés con él, te guste o no, así que es mejor que si quieres ser seria, que te guste, o de otro modo, estás en el lugar equivocado y con la persona errada.

Hacerse cargo

"No se que hacer, me resisto a dejar nomas que se termine. ¿Me podrían ayudar?"


Es una ley de la vida que nadie puede hacer nada por ti a menos que tú estés dispuesta. En realidad, la mejor ayuda va a venir de ti misma, el día en que te decidas a hacer lo correcto.

Sé que no estás casada y vives con él, continuar así no es bueno para tu estabilidad ni para la de él. Un matrimonio formal no es la panacea, pero al menos envía un mensaje poderoso: Te amo lo suficiente como para jugármela por ti e involucrarte en mi proyecto de vida. Del mismo modo, cuando alguien no quiere formalizar su relación, el mensaje también es poderoso: No te amo suficientemente como para comprometerme contigo por el resto de la vida. En ambos casos, las consecuencias son radicales.

No me has hablado de Dios, pero quiero terminar diciéndote que la presencia de Dios en la vida de una pareja es el poder que les da la posibilidad de enfrentar la vida y los conflictos que surgen de una manera diferente. Tal como dice alguien que se equivocó muchas veces, e hizo sufrir a muchas mujeres y niños, Salomón, que escribió, tal vez pensando en sus malas decisiones:
"Si Jehová no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guarda la ciudad, en vano vela la guardia" (Salmo 127:1)
Dios te bendiga

________________________________

Todas las respuesta las publicamos con la autorización implícita de la persona involucrada. No se dan nunca detalles personales para no hacer pública la identidad de quien escribe preguntando. Quienes nos consultan a través de nuestro blog, asumen la autorización explícita para publicar la respuesta en este mismo sitio

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez 
No se permite la publicación de este material sin la previa autorización del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer una pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *